Descubriendo las estaciones de los Hautes Alpes. Un viaje a la tranquilidad.

Por Nievesfera | Etiquetas:

Dedicamos esta entrada a la región de los Altos Alpes Franceses (Hautes Alpes), que se extiende desde el sudeste de Grenoble hasta llegar a la frontera italiana casi paralelamente a la Costa Azul. Cuenta con una gran variedad de estaciones de esquí, y gracias a su ubicación, con 300 días de sol al año, es la zona más cercana a España de todos los Alpes.

Vista de los Alpes desde La Grave a 3.550 metros. Foto: Paul Owen.
Vista de los Alpes desde La Grave a 3.550 metros. Foto: Paul Owen.

Un destino mucho menos conocido que otros grandes de los Alpes, pero que nos hará disfrutar de unas estupendas vacaciones de nieve en las que, además, no nos encontraremos con las molestas colas a la hora de coger un remonte. ¿Se puede pedir más?. Te lo contamos después del salto.

Entre sus 31 estaciones de esquí sobran motivos para cautivar a los esquiadores de todos los niveles. Sin embargo, los deportes de invierno no se limitan a las pistas de esquí alpino, sino que también encontraremos lugares donde practicar esquí de fondo, raquetas de nieve, paseos en trineo, escalada en hielo o iniciarnos en el emocionante deporte del Ski Jöring, el cual consiste en dejarse arrastrar por un caballo o por perros mientras vamos montados sobre unos esquís. Una variada oferta de centros termales ayudará a relajar y recuperar nuestros músculos en alguno de los múltiples balnearios o SPA's de la zona.

La región de los Hautes Alpes está a poca distancia de los aeropuertos internacionales de Grenoble, Marsella o Turín, los cuales disponen de autobuses que conectan con los principales centros turísticos. Las estaciones de tren más cercanas son las de Briançon -Patrimonio de la Humanidad y la segunda ciudad más alta de Europa a 1.326 m, sólo superada por Davos en Suiza- o la de Oulx, ya en Italia.

Hagamos un recorrido por sus principales estaciones.

Estación de esquí de Serre Chevalier-Vallée


Serre-Chevalier, zona de Chantemerle.  Foto: Frédérique Voisin-Demer.
Serre-Chevalier, zona de Chantemerle. Foto: Frédérique Voisin-Demer.

Trece pueblos y ciudades conforman el amplio dominio de Serre Chevalier-Vallée, conocido como "Serre Che". Dispone de 250 kilómetros esquiables sobre un área de 4.445 hectáreas y un total de 107 pistas de todos los niveles.

Su localidad principal es Briançon, que cuenta con una amplia oferta de alojamientos, pero también podremos dirigirnos hacia otras localidades menos concurridas como Chantemerle, Villeneuve o Monêtier-les-Bains, uno de los pueblos más bonitos de la región y que ha estado atrayendo visitantes a su balneario desde hace décadas.


Estación de esquí de Les Orres


Numerosas pistas transcurren por las masas boscosas de Les Orres
Numerosas pistas transcurren por las masas boscosas de Les Orres

Las excelentes vistas panorámicas en el cercano lago de Serre-Ponçon es una de las razones que más turismo atrae a la agradable y soleada estación de esquí de Les Orres. Sus 88 kilómetros de pistas incluyen variedad de largos recorridos a través de bosques de dificultad media, además de un snowpark y boardercross para freeskiers y snowboarders. Los más expertos disfrutarán de la -no en vano- llamada pista negra L'Horrible, o de alguna de las fantásticas pistas rojas que parten de la cota más alta, situada a 2.730 metros.

Les Orres también dispone de 30 Km de pistas de esquí de fondo, así como una pista de patinaje sobre hielo. Y si prefieres que algo o alguien haga el trabajo por ti, podrás optar por el mushing en un fantástico paseo en trineo tirado por perros o recorrer sus bosques sobre una moto de nieve.


Estación de esquí de Dévoluy


Dévoluy es una estupenda opción para esquiar en familia
Dévoluy es una estupenda opción para esquiar en familia

Dos estaciones siempre son mejor que una, especialmente si cuando se combinan consiguen juntar 100 kilómetros de pistas. SuperDévoluy y La Joue du Loup descansan sobre una alta meseta tranquilamente situada en el noroeste de los Hautes Alpes.

Las familias adoran Dévoluy, donde los debutantes encontrarán las mejores pistas, lo cual no significa que los más expertos no encuentren también allí su pequeño paraíso. Las pistas con más pendiente se encuentran en las cotas más altas, por encima de las masas boscosas de la estación, y el Snowpark de La Jue du Loup satisfará con creces a freeskiers y snowboarders.

La estación ofrece también 35 km de pistas de esquí de fondo y otros 30 km de rutas para raquetas de nieve a lo largo de tranquilos bosques. Una curiosa y bonita actividad que ofrece la estación es contratar un guía que te llevará en raquetas de nieve y bajo la luz de la luna hacia un restaurante de montaña para la cena.


Estación de esquí de Puy-Saint-Vincent


Puy-Saint-Vincent, otra buena opción familiar. Foto: Gabrielle Ludlow.
Puy-Saint-Vincent, otra buena opción familiar. Foto: Gabrielle Ludlow.

Las familias eligen Puy-Saint-Vincent una y otra vez para sus vacaciones, encantadas con la amabilidad y el encanto de la estación y por lo cómodo de poder salir de casa con los esquís puestos. Además, cuenta con la belleza natural del Parque Nacional des Ecrins, uno de los más grandes de Francia y que rodea a esta estación a lo largo de sus 75 kilómetros de pistas.

En las bases situadas a la cota 1.400 y 1.600, los más pequeños y los principiantes tienen excelentes zonas para iniciarse. Los debutantes pueden hacer uso del nuevo telesilla desembragable de 6 plazas que une ambas cotas para iniciarse a lo largo de sus anchas y suaves pistas, mientras que los más experimentados pueden hacer uso de su fantástico boardercross.

Puy-Saint-Vincent acoge un afamado festival de comedia cada mes de enero, el Festival du Rire. El complejo es también uno de los pocos en Francia que ofrece la actividad de snake-glisse (o serpiente de hielo), consistente en un tobogán de nieve por el que se deslizan varios trineos unidos entre sí y que recuerda al aspecto de una serpiente.


Estación de esquí de Vars-Risoul


Zona superior de la pista olímpica La Mayt, en Risoul. Foto: Davide.
Zona superior de la pista olímpica La Mayt, en Risoul. Foto: Davide.

Estos dos centros se combinan para formar el Domaine de la Forêt Blanche, una de las estaciones más al sur de los Alpes. Esto significa contar con unos largos días de sol provenzal combinado con pistas excelentemente ubicadas en las caras norte y gran altitud, lo cual garantiza una nieve de gran calidad que cubre sus 185 kilómetros de pistas.

Ambas estaciones ofrecen alojamiento con salida directa a las pistas. Mientras que los principiantes pueden desenvolverse con facilidad a lo largo de las pistas verdes y azules de Risoul, los más experimentados pueden hacer uso de las pistas más difíciles en Vars, ya que ambas estaciones se encuentran perfectamente comunicadas.

Como curiosidad, destacar que aquí existe la pista de esquí de velocidad en la que más records mundiales de velocidad se han obtenido. Además, hace ya muchos años, fue la estación pionera en el diseño de terrain parks, lo que hace que en la actualidad cuente con uno de los mejores Snowparks de Francia.

Pero si lo que deseas es pasar unos días de descanso al margen del esquí o el snowboard, puedes contratar paseos en motos de nieve o en trineo tirado por perros a lo largo de sus magníficos bosques, para regresar al pueblo por la tarde y darte un relajante baño en alguno de sus centros wellness. Para una experiencia fuera de lo común, y si tu economía todavía te lo permite, puedes contratar un espectacular vuelo panorámico en helicóptero sobre la montaña de la Forêt Blanche.


Estación de esquí de Montgenèvre


Estación de Montgenèvre, en la frontera con Italia. Foto: Mike PD.
Estación de Montgenèvre, en la frontera con Italia. Foto: Mike PD.

Un poco de Italia se respira en Montgenèvre, el único complejo francés en el gran dominio de 400 kilómetros esquiables de Vía Láctea, el cual incluye estaciones como Sestriere o Sauze d'Oulx al otro lado de la frontera. De hecho, incluso Montgenèvre acogió algunos de los acontecimientos que tuvieron lugar en los JJ.OO de Invierno de Turín 2006.

Se trata de un pueblo pequeño, agradable y muy acogedor, con 100 km de pistas de gran altitud a las que se accede prácticamente desde la puerta del hotel y un récord envidiable de nieve y sol. Los principiantes serán bien recibidos en Montgenèvre, pero son los niveles medios y altos los que más variedad de pistas encontrarán aquí, gracias a su múltiple oferta de pistas rojas que se sumergen entre los bosques.

La estación ofrece múltiples actividades alternativas como motos de nieve, raquetas o románticas cenas en un chalet perdido en el bosque. Este año se celebrará allí la 4ª edición del Montgenèvre Poker Tour y el 2º festival de las artes del cine italiano.


Estación de esquí de La Grave - La Meije


Llegada del Teleférico de La Grave, en el glaciar de la Girose. Foto: Loin des Yeux.
Teleférico de La Grave, en el glaciar de la Girose. Foto: Loin des Yeux.

Verdaderamente, no existe otro lugar en Europa como La Grave - La Meije, y no es una exageración. Lo cierto es que no se trata de un lugar adecuado para principiantes o esquiadores y snowboarders intermedios. Diríamos más; ni siquiera para los que empiezan a plantearse meterse por alguna que otra pista negra.

Se trata de una estación sólo para expertos, y en particular los que se sienten como pedro por su casa en un glaciar de montaña donde apenas hay pistas balizadas. Es el paraíso del Freeride, con un desnivel esquiable de casi 2.200 metros que alcanzaremos a través de un Teleférico que te dará acceso a la cota 3.550 para que bajes hasta la base del pueblo, a 1.400 metros de altitud.

No hay operarios, ni personal de la estación por sus pistas. Sin embargo encontrarás fueras de pistas, corredores, acantilados y espectaculares palas de nieve virgen que harán de tus descensos un viaje extraordinario hacia lo más íntimo y desconocido del esquí o el snowboard. La estación te ofrece la posibilidad de contratar alguno de los guías de la zona, quien te descubrirá los itinerarios más apasionantes gracias a su conocimiento milimétrico de estas montañas majestuosas.

Cada año, a finales de marzo o principios de abril, La Grave - La Meije se sumerge en el espíritu del Carnaval, con un festival de tres días de duración, en el que más de 1.000 esquiadores y snowboarders disfrazados se lanzan ladera abajo en la carrera con más desnivel esquiable organizada en todo el mundo.

Más información de la región de los Hautes Alpes en la Web de su Oficina de Turismo.

Escrito por Nievesfera
Archivado en:


También te puede interesar…



Comentarios a esta entrada